N°162 - 01/Ene
Nº 162 1/2017 Edición

Si en este verano empieza a comer. ¡Helados y frutas! Infaltables contra el calorcito.

¡Hola verano! Hola calorcito, vacaciones, familia, playa, sol, piscinas, manguereadas, pasto, picnic. Y mucha agua y fruta fresca; nada de eso puede faltar en el verano.

Hermoso enero para todos y todas, seguimos embarcados en esta aventura de “mapaternidad”, como ahora se dice y me encanta. Antes salíamos con la mochi y una botellita de agua, tal vez fruta, una toalla o pareo, protector solar, un gorro y un abriguito finito. Nada más. Pero ahora, con la familia agrandada, todo eso se ha multiplicado según los hijos que tengamos, más lo del papi (casi siempre somos las mamis las que nos ocupamos de eso), y también las cosas necesarias de los amigos o primos que se sumen. Es agotador, lo sé. Pero triunfamos, felices. Viva el verano.

Sin frutas, no es verano
Las recetas frutales son una de mis debilidades, por ese motivo cuando empecé la alimentación complementaria con Juan Gadú (mi hijo que hoy tiene 4 años) empezamos con la pera. Fundamental empezar con frutas y verduras que sean de estación, además de ser baratas están en su máximo esplendor, maduras y sabrosas. Una forma ideal para comerlas es ralladas, pisadas o como propone el método Baby Led Weaning en trozos del tamaño de un puño y que puedan ser agarradas por sus manitos, además de chupetearlas y empezar a descubrir este maravilloso mundo de los alimentos.
Algunos ejemplos de frutas ricas para purés o para ofrecerlas en trozos o gajos para descubrir este verano pueden ser: manzana, pera, banana, palta, papaya, mango, ciruela y durazno (cortarlas a la mitad y sacarles el carozo y la piel).
Es divino que disfruten de la fruta al natural, aunque también es muy divertido y refrescante ofrecérselas en forma de helado, y lo mejor es que no necesitan agregado de azúcar. Así, de paso van acostumbrando el paladar a los sabores naturales.

Sin helados, no es verano
Aquí les dejo algunas ideas de recetas de los infaltables del verano: helados palito y sus múltiples combinaciones.
Helados de banana y frutillas:
Ingredientes:
2 bananas maduras.
10 frutillas.
½ taza de agua.
En la licuadora licuar la fruta picada con el agua. Verter la preparación en moldecitos para helado. Hoy se consiguen fácilmente en supermercados y bazares.


Helados de durazno y frutillas:
Ingredientes: 2 duraznos.
10 frutillas.
Jugo de 2 naranjas.
Licuar las frutas picadas con el jugo y llenar los moldecitos. Una cosa que hacemos en casa es prepararlo como licuado y de paso con el sobrante hacemos helados. Así surgen muchas posibilidades de mezclas y sabores.
Otra rica opción para helados palitos es poner fruta picada en los moldecitos y completar con jugo de naranja y así se ve y se saborea la fruta en trozos.

Ahora para los más osados les dejo esta receta que a mi me encanta!


Helados de Banana y cacao
4 bananas maduras
2 cdas de cacao
Licuar y poner en los moldecitos!
Se animan a más? Agregarle leche de coco casera! Muy fácil de hacer y riquísima para usar en diversas preparaciones.
Leche de coco
1 taza de coco rallado
3 tazas de agua caliente
Dejar reposar 20 minutos. Licuar y colar.
Dura 4 dias en heladera, y el sobrante de coco lo podemos usar en galletas, tortas o coquitos.

¿Quieren la receta de los coquitos? Son riquísimos, se preparan rápidamente, y prácticos para llevarlos a la playa o al picnic.
Ingredientes para los coquitos:
1 taza de coco rallado.
1 banana.
2 cucharadas de aceite de coco (o girasol).
3 cucharadas de azúcar rubia (opcional).
1 taza de de avena.
1 cucharadita de polvo de hornear.
3/4 tazas de agua calentita.
Preparación:
Pisamos la banana y le agregamos el coco, el aceite y el azúcar, mezclamos y luego agregamos de a uno el resto de los ingredientes. Para menores de 1 año mejor no utilizar azúcar.
En una asadera aceitada armamos los coquitos con la punta hacia arriba. Al horno por 20 minutos hasta que se doren.
Y no se olviden de disfrutar lo más que puedan en familia. La comida une y nos reúne en un momento tan lindo de la crianza de nuestros hijos. Nos hace pensar en las posibles comiditas que le puedan gustar, en dedicarle más tiempo y amor a ese momento de la elaboración para que disfrutemos todos, además de nuestro bebote de la casa.

Jacinta Luna Lusich
Rico para bebés
ricoparabebes@gmail.com

Fecha
01/01/2017
Algunos temas en esta edición
Enviar por email
Email de tu amigo Mensaje