N°177 - 03/Oct
Nº 177 10/2018 Edición Octubre

Llega el parto. Prepararse de forma adecuada

En el embarazo se conjugan distintas emociones que quedan desbordadas por el entusiasmo y la alegría; pero también se viven miedos e inseguridades. Un rol activo de la mamá en el trabajo de parto se consolida durante el embarazo; por eso la preparación debe incluir aspectos físicos, emocionales y cognitivos.

Cuando pensamos en el nacimiento, uno de los mayores temores es no saber a qué nos enfrentaremos. El miedo al dolor del parto, a perder el control de las situaciones, a lo desconocido, el miedo “si podré” son algunos de los más comunes.
Es importante conocer todos estos miedos y trabajarlos durante el embarazo para poder controlarlos. Una preparación para el parto que sea flexible, que se adapte a las necesidades de cada familia y que sea una instancia donde construir recursos es fundamental para disminuir el miedo al proceso del nacimiento, lactancia y crianza.

La preparación física tiene como objetivos:
- Mantenerte ágil, prevenir y aliviar molestias durante el embarazo
- Incorporar técnicas de relajación
- Compartir inquietudes con otras mujeres que atraviesan la misma etapa
- Conexión mamá-bebé
- Conocer y practicar las posiciones que favorezcan tu comodidad
- Mejor recuperación post nacimiento

Lo ideal es mantenerse activa durante todo el embarazo realizando gimnasia, yoga, natación o lo que elijas. Reducir el sedentarismo es bajar el riesgo de enfermedades. Además de disfrutar de los beneficios del ejercicio, podrás compartir con otras mamás y te será más fácil la recuperación post parto o post cesárea.


Se trata de prepararnos para disfrutar el encuentro y la crianza
Una experiencia «no tan buena» es recordada positivamente si la mujer se sintió: informada, respetada y acompañada.


Si por algún motivo médico te indican reposo y no puedes practicar ejercicio, cuando avance un poco el embarazo es importante comenzar la preparación para el nacimiento, lactancia y crianza. Estos talleres serán la instancia para tomar conciencia de la relajación, practicar masajes, encontrar medidas de comodidad que alivien las molestias del trabajo de parto y los días previos. Pero también es un gran espacio donde pensar, reflexionar y construir redes para acompañar los primeros meses con el bebé.
Desde lo cognitivo, será un espacio donde las mujeres y los papás puedan aprender, cuestionarse y tomar decisiones informadas sobre el nacimiento y crianza. Desde lo emocional, estas instancias sirven para conocer los posibles encuentros y des-encuentros de este íntimo proceso.
Es importante que la mujer logre vivir este nacimiento como un momento placentero (tanto sea parto o cesárea); que logre construir sus propios recursos para este nuevo desafío de la maternidad.
Cuando una mujer “confía que puede” entonces termina pudiendo. Aunque cueste… aunque en algún momento moleste o hasta duela. Si confía en ella; hará un esfuerzo mayor para conseguir lo que desea. Claro… cada una desea o imagina cosas diferentes. Algunas deseamos parir y sentir esas intensas sensaciones que sólo en el parto se dan… otras desean parir y no sentir ninguna molestia... y para otras el desafío radica en la lactancia. Todos son deseos válidos, sólo hay que prepararse para construir el nacimiento que deseamos.
La preparación para el nacimiento y la lactancia de nuestro hijo está recomendada por la OMS y por el Ministerio de Salud, fundamentada en evidencias científicas que demuestran que una mujer en trabajo de parto y parto informada, conocedora de su propio potencial femenino, logra vivirlo de forma más armónica: partos con menor duración, padre-madre-bebé mucho más conectados durante todo el tiempo.
Tanto sea el primer embarazo o el tercero, sea parto o cesárea programada, siempre es importante tomarse un tiempo para conectar con este hijo y sus particularidades. Participar de clases o un ciclo de talleres te permitirá construir herramientas internas para a transitar el embarazo y el nacimiento de tu bebé de forma ágil, segura y relajada.


Las principales hormonas implicadas en el embarazo y en el trabajo de parto y parto son:
Oxitocina, Endorfinas, Cateco-laminas (Adrenalina y Noradre-nalina) , Prolactina y relaxina.


 


Paola de Souza
www.maternarse.com.uy

Fecha
02/10/2018
Algunos temas en esta edición
Enviar por email
Email de tu amigo Mensaje