N°178 - 03/Dic
Nº 178 12/2018 Edición Diciembre

Embarazo de verano

Empezó el calor y el verano prácticamente ya está aquí. Cuando pensamos en esta época seguro viene a nuestra mente el tiempo libre, la playa, la piscina, el sol y las vacaciones. Pero si estás embarazada, la gente que te rodea seguramente ya te habrá advertido de los efectos negativos del calor en tu cuerpo: manchas, edemas, deshidratación, cansancio y otros cuentos.
¡No desesperes! El verano es una linda época para estar embarazada, sólo es necesario ajustar algunos cuidados. Acá te pasamos algunos tips para convivir con las altas temperaturas.

Si queres broncearte...
El sol es sinónimo de verano; pero durante el embarazo hay que tener algunas precauciones especiales. Seguramente te has dado cuenta que varias partes de tu cuerpo, como la aureola o la línea de la panza, están más oscuras que antes de embarazarte. Esto es debido a factores hormonales, que disparan la producción de melanina: aumentando la pigmentación de la piel. Por otro lado, recuerda que el exceso de radiación solar disminuye la velocidad con la que desaparecen las manchas luego del nacimiento.
-No exponerse al sol en las horas de mayor radiación (Evita el sol directo entre las 11 y 16h).
- Utiliza sombrero o gorro para proteger la cara.
- Si vas a la playa, la sombrilla es muy útil para reducir las horas de exposición al sol.
- Además de los cuidados habituales para disfrutar del sol en verano, estando embarazada, es importante disminuir el riesgo de cloasma o melasma (más conocido como “mascara del embarazo”). El cloasma es una variación de la pigmentación de ciertas áreas de la piel: manchas más oscuras rodeando labios, ojos, pómulos, frente o nariz. A muchas mamás les aparecen manchas debido a los cambios hormonales (variación de estrógenos) y la excesiva exposición al sol. Es esencial que en estas zonas uses un protector alto media hora antes de exponerte al sol (factor 30 o más). De esta forma evitarás las manchas o al menos no serán tan oscuras.
Si te aparece, no te preocupes, suele irse después del embarazo cuando el funcionamiento hormonal se normaliza.
¿Y la panza?… Hay que considerar que la piel de la panza está muy distendida y es más fácil que se queme. Tanto en el abdomen como en el pecho es importante utilizar filtros químicos o físicos (pantalla solar factor alto o telas con protección UV).
El exceso de sol afecta las fibras de elastina (implicadas en la firmeza de la piel); es muy importante que la zona este bien hidratada.
- Si queres un bronceado rápido, es preferible el uso de autobronceantes. Recordá que la piel está más vulnerable y es importante ponerse protección UV.
Con sentido común y algunos sencillos cuidados podemos disfrutar del sol, su energía y ventajas. El sol también nos ayuda a sintetizar la vitamina D, nos permite lucir un favorecedor bronceado y te hará sentir más animada … sólo es necesario tomar estas fáciles precauciones.

Edema
Para evitar la retención de líquidos en piernas y tobillos es bueno que tengas en cuenta:
- Tomar 2 ½ litros agua.
- Evitar estar mucho tiempo sentada y mucho de pie quieta
- Si estas cerca de la playa o río aprovecha a caminar por la orilla para activar la circulación (además el calor será más llevadero)
- Todo el tiempo que puedas eleva las piernas.
- Evita la ropa apretada.
- Puedes hacerte drenaje linfático, es una excelente técnica de masaje para prevenir o aliviar el edema. Y a su vez sirve para aliviar las piernas cansadas y como paliativo para la celulitis.
- Es bueno tener una dieta rica en fruta y verduras: ayudan en la hidratación y a eliminar líquidos además de aportar gran cantidad de vitamina, minerales y fibras.
- Intenta evitar alimentos “industrializados” o con exceso de sal agregada.

Viajar embarazada…
Los embarazos de bajo riesgo no son una limitante para viajar.

Si vas a trasladarte en auto: - Intenta bajar del auto cada dos horas y caminar un poquito (o al menos girar los pies para movilizar las piernas). La “excusa” de ir al baño es excelente para detener el vehículo, moverse unos minutos y evitar períodos muy largos en la misma posición.

Viaje en avión: a partir de la semana 28 te van a pedir la autorización del ginecólogo para viajar. De todas maneras, infórmate sobre las normas de la compañía aérea con las que piensas volar, ya que puede haber alguna peculiaridad.
Es importante siempre llevar el carné obstétrico y tu carpetita con los estudios por si surgiera algún imprevisto estando de vacaciones. Al igual que en el auto, es importante cada 2 horas tratar de pararte y caminar un poquito por el pasillo, balancear tu pelvis y/o hacer circulitos con los tobillos. Recuerda siempre calzado cómodo. Algunas mamás se sienten más cómodas usando medias de descanso.

Si te sentís muy cansada
Con las altas temperaturas, muchas mujeres sienten que todo les cuesta más de lo normal, se sienten más pesadas, más cansadas. Por eso te sugerimos:
-Utiliza ropa cómoda, floja y de tejidos frescos como el algodón, seda o lino. Los colores claros son ideales.
- Evita salir en las horas de más calor
- El calor nos hace sudar y es muy importante estar bien hidratadas para reponer líquidos.
- Tener un abanico en la cartera puede ser muy útil.
- No realices actividades que te puedan llegar a extenuar demasiado. Mantenerte activa es muy importante pero siempre a tu ritmo.

- Come balanceado y evita las frituras.
- Si tienes la tensión muy baja, tenes permitido algo saladito (además de descansar).

- Sal a pasear y/o hace ejercicio junto a otras embarazadas. Recordá que luego del ejercicio liberamos endorfinas; y ellas son las hormonas del alivio y placer … seguro renovamos la energía.
- Si estas de vacaciones ir a la piscina o a la playa puede ser una linda combinación para ejercitarte y estar más fresquita.
- Contra el calor.. fruta fresca y mucha ensalada!
- Evita comer demasiado en la noche para que duermas mejor.
- Descansa y escucha tu cuerpo. Trata de recostarte cuando sea posible, así no te sentirás tan agotada y llevarás mejor el calor.

Agua
Es muy importante que te hidrates. Debes tomar unos 2 a 3 litros de líquidos, pero evitando que estos líquidos tengan muchas calorías… (El agua es lo ideal) Puedes buscar variantes agregando unas hojitas frescas de menta, rodajas de limón, pepino y otras combinaciones que te gusten. ¡Animate a experimentar!

Dieta
Adapta tu dieta, elegí alimentos que sean fáciles de digerir. Evita las comidas abundantes y pesadas. Come mucha fibra, frutas y verduras. La fruta fresca es un gran aliado durante el embarazo: te ayuda a hidratarte, aporta vitaminas y minerales que son esenciales. Por ejemplo, vitamina C de los cítricos, tomate o kiwi que contribuye a mejorar la absorción del hierro. La dieta balanceada y rica en fibras ayuda a combatir el estreñimiento, mantener el peso indicado y reducir la hinchazón entre otras ventajas.

Ejercicio
Está demostrado que aumenta la velocidad del tránsito intestinal, sensación de bienestar general, ayuda a controlar tu peso y disminuir muchos de los dolores que se ven frecuente mente en el embarazo. Con el buen tiempo podes aprovechar a realizar ejercicio al aire libre.

La ropa
Hasta la ropa es más fácil en verano. Gracias al calor necesitamos menos “ropa de embarazada”. Con unos vestidos sueltos, polleras elastizadas y una remeritas de algodón es `posible variar el vestuario sin mucho gasto extra.

Ten en cuenta estos fáciles consejos y preparate para disfrutar un embarazo lleno de momentos especiales… seguro este verano estará lleno de anécdotas.


Paola de Souza
www.maternarse.com.uy

Fecha
02/12/2018
Algunos temas en esta edición
Enviar por email
Email de tu amigo Mensaje