Enviar por email
Para
Mensaje
Agosto/2018

Embarazo saludable. Molestias digestivas

Es frecuente que las embarazadas tengan en algún momento náuseas y/o vómitos, estreñimiento y reflujo gastroesofágico con sensación de acidez. Tranquilas, esto es normal y además existen algunas estrategias nutricionales para minimizar las molestias lo más posible.

Es importante escuchar al cuerpo y tener en cuenta sus preferencias, si lo que les apetece es un jugo de naranja, por ejemplo, vayan por él. Generalmente se desean alimentos que van a ser bien tolerados. No se preocupen si debido a estos síntomas no aumentan de peso, seguramente lo harán a partir del segundo trimestre.

Náuseas y vómitos:
Sobre todo aparecen en el 1er trimestre. Para minimizarlas, siempre recuerda:
- Realizar desayuno, almuerzo, merienda, cena y hacer colaciones.
- Siempre es mejor consumir pequeñas cantidades de comida con más frecuencia que una abundante. Hay que evitar tener el estómago vacío por mucho tiempo, pero tampoco hay que llenarlo demasiado.
- Comer lentamente, masticando bien los alimentos.
- Preferir temperaturas frías.
- Ingerir líquidos sin gas y alejados de las comidas.
- Es aconsejable evitar alimentos que provocan distensión abdominal como lentejas, porotos, garbanzos, papa, boniato, choclo, arvejas, brócoli, coliflor, repollo, repollitos de Bruselas, nabo y bebidas con gas.
- También se debe evitar alimentos ricos en grasas: leche entera, yogures integrales, chocolatada, quesos grasos, manteca, crema de leche, dulce de leche, helado, fiambres y embutidos, achuras y vísceras, chocolate, margarina, mayonesa, frutos secos, snacks, productos de repostería (masitas, tortas, alfajores, galletitas dulces, bizcochos) y frituras.
- Debes evitar los alimentos fuertes y olorosos. Alejarse de olores que te hagan sentir mal es fundamental, no utilizar perfumes fuertes ni tampoco jabones u otros elementos de limpieza con demasiado aroma. En la cocina procura preparar los alimentos de forma sencilla (al horno, vapor, plancha), sin condimentos en exceso, ya que suelen tolerarse mejor. En caso de comer afuera, evita los lugares de comida pequeños o cerrados donde haya mucho olor a comida.
- Si los vómitos se dan luego de las comidas es conveniente reposar luego de comer en posición semi sentada.
- Si las náuseas son por la mañana, la recomendación es dejar en la mesa de luz unas galletitas saladas o un trozo de pan e ingerirlo lentamente antes de salir de la cama, y luego de unos minutos levantarse sin movimientos bruscos.

Reflujo gastroesofágico:
Es una molestia muy frecuente que se ve en el primer trimestre pero que también es habitual en el final del embarazo. El reflujo que genera la sensación de acidez, se debe a una alta concentración de progesterona en sangre, que no permite el vaciado rápido del estómago e incluso provoca la relajación del esfínter que comunica el esófago con el estómago; estos dos sucesos facilitan el pasaje de los alimentos y los ácidos gástricos hacia arriba, originando ese ardor tan característico. Sobre el final del embarazo el útero hace presión sobre el estómago, pudiendo ser otra causa de la misma.
A tener en cuenta:
*Realizar ingestas pequeñas y frecuentes. Llenar en exceso el estómago hace más difícil la digestión y más fácil el reflujo. Tampoco es conveniente dejar el estómago vacío durante muchas horas porque el contenido gástrico puede comenzar a subir.
*Masticar muy bien los alimentos para que la digestión sea más fácil.
*Esperar una hora para acostarte luego de haber realizado alguna comida.
*Dormir en posición semisentada
*Evitar alimentos que aumentan la acidez como los cítricos, el tomate, tucos y salsas, los ricos en grasas, el café, té oscuro, mate, refrescos, jugos en polvo, menta, canela y condimentos fuertes, tales como pimienta, pimentón, adobo, curry, pickles, ajo, cebolla, morrón, ají, mostaza y nuez moscada.

Estreñimiento:
Es un síntoma muy frecuente en las embarazadas, por eso hay que tenerlo en cuenta para prevenirlo y tratarlo:
- Hacer varias comidas: desayuno, almuerzo, merienda, cena y entre comidas.
- Aumentar el consumo de vegetales y frutas crudos y con cáscara cuando sea posible.
- Aumentar consumo de líquidos fríos y sin gas.
- Seleccionar productos integrales.
- Agregar aceite crudo a las preparaciones.
- Evitar alimentos astringentes: queso, arroz, polenta, manzana y zanahoria cocida cocida, y té.
- Evitar alimentos que provocan distensión abdominal: lentejas, porotos, garbanzos, papa, boniato, choclo, arvejas, brócoli, coliflor, repollo, repollito de Bruselas, nabo, bebidas con gas.
- Antes de desayunar tomar bien frío un jugo de naranja, agua, licuado de fruta, ensalada de fruta o agua de ciruela.


Valentina Baccino
LIC. EN NUTRICIÓN / COACH NUTRICIONAL
www.valentinabaccinonutricion.wordpress.com

Fecha
02/08/2018
Algunos temas en esta edición
Jugar en casa

Jugar en casa

Transitamos una época del año en la que pasamos más tiempo en casa, por eso debemos hacer hincapié en las estrategias que tenemos para generar espacios de juego estimulantes y creativos para los más p...

¡Feliz día del niño!

¡Feliz día del niño!

Ellos son los protagonistas de este mes, ¿no tienen ganas de festejar con ellos la alegría de ser niños? ¿De celebrar esta etapa única e irrepetible de la vida? Una de las formas de celebrar es compar...

Año escolar: la segunda mitad

Año escolar: la segunda mitad

Volver al colegio después de unas vacaciones puede ser difícil, para los niños y para los padres. ¿Cómo encaramos la segunda mitad de año?

Boletín por email

Sucursales
Revista Mamá y Bebé
Cargando...