Enviar por email
Para
Mensaje
Julio/2017

Edición Julio

No debe de haber invento más grande – sobre todo para las mujeres – que el lavarropas. ¡Perdón si les parezco muy feminista, pero me consta que hay varios hombres que no la saben ni prender jaja!
Pensar que hace 60 años no existía. Justamente, mi tía, que cumplió 80 años hace unos días, tuvo 7 hijos y me contaba que al nacer sus primeros bebés, estuvo unos cuántos años con tres a la vez usando pañales de tela, por supuesto, sin lavarropas. ¡Los ponía en baldes enormes con agua hirviendo para blanquearlos, desinfectarlos, y sacarles el mal olor! ¿Se imaginan?
¿Qué haríamos sin “él”? Esa pregunta me la hice yo la semana pasada cuando se me rompió mi lavarropas. Una arranca con la peripecia de llamar a un técnico para que venga al otro día (si tenemos suerte, claro), para que luego te diga que hay que llamar al servicie porque el repuesto lo venden ellos. El día 3 sin lavarropas, llamas al servicie para coordinar que dentro de 2 o 3 días vayan por tu casa, un día o dos más para que te pasen unos presupuestos de los repuestos y mano de obra – previo estudio si no conviene comprar una nueva, obvio - y que por fin te la hagan funcionar. En esta aventura hay algo peor y es que deje de funcionar una vez que el técnico atraviesa la puerta de salida, como también me pasó, y quedé en la mitad del lavado.
Pero sé también que, a pesar de que tiene sus 8 años, puede tirar 2 más. Eso lo aprendí del genio de mi viejo. “No tires, todo se arregla, las cosas chinas de ahora duran poco”, nos sigue aconsejando a mis hermanos y a mí, hasta el día de hoy.
En mi casa, él siempre arregló todo o casi todo. Andaba siempre con el destornillador o con un alambre, ajustando una tuerca, o subido a una escalera, o con la famosa y amada cinta hiladora. Hasta el día de hoy, a sus años (no los voy a decir porque no le gusta nada) a veces lo llamo y me atiende subido al techo…pintando, arreglando, o sacando las hojas. Hay tornillos puestos en la casa de mi infancia que hasta el día de hoy cuesta sacarlos, y es que todo lo hacía – y hace - con tanto amor, cariño y paciencia que a veces estoy segura pensaba que era para toda la vida. ¡Un genio mi papá, súper orgullosa de haber heredado su ejemplo!
Feliz día del padre para él con todo mi cariño, para el papá de mis 2 hijos, por siempre estar, y para Jorge – orgulloso papá de sus 3 hijos – por su amor incondicional.
¡Hasta Agosto!
Rosina Campomar

Algunos temas en esta edición
Viviendo la paternidad

Viviendo la paternidad

Existen muchos motivos por los que un hombre puede decidir ser padre una vez que llega a la madurez: puede ser una nueva pareja luego de una ruptura, una relación anterior en la que no se dio el con...

Primeros auxilios. Qué hacer y qué no

Primeros auxilios. Qué hacer y qué no

Muchos pequeños pierden la vida por traumas, accidente de tránsito, caídas, ahogamientos, intoxicaciones o quemaduras por eso es muy importante saber qué hacer cuando nos enfrentamos a este tipo de si...

Colecho Seguro

Colecho Seguro

Se denomina colecho a la práctica de compartir la cama con el bebé, ya sea durante toda la noche o parte de esta. La palabra cosleeping en inglés, admite la posibilidad de compartir habitación con el ...

Llegó el invierno ¡Y las comidas de olla!

Llegó el invierno ¡Y las comidas de olla!

Bajan las temperaturas, los días se hacen más cortos y las noches más largas. Dejamos de lado las actividades al aire libre y las comidas frías, para comenzar a cocinar platos calientes, más elaborado...

Boletín por email

Sucursales
Revista Mamá y Bebé
Cargando...