N°161 - 01/Dic
Nº 161 12/2016 Edición

Embarazo ¿Por qué hay que prepararse?

Ya sea en grupo o individualmente, es necesario buscar talleres de preparación para el parto que se adecúen a las necesidades de la familia. Nadie debería quedarse sin preparar un momento tan importante como el nacimiento de un hijo.

Se acerca la fecha probable de parto, crece la ansiedad y se generan dudas  sobre cómo será ese gran momento del nacimiento. Conocer y reconocer las fortalezas que cada una tenemos es una gran estrategia para disfrutar el nacimiento y las primeras semanas con el bebé. Para eso es fundamental tomarse el tiempo necesario y prepararse. Que esa preparación elegida sea de calidad, que los profesionales que la impartan estén actualizados y brinden una propuesta integral, recorriendo los aspectos más importantes del embarazo, el trabajo de parto, la lactancia y el puerperio.


Conocer lo que te puede llegar a suceder, y tener herramientas para afrontarlo, hará todo el proceso más fácil para ti y tú familia.


¿Qué debería incluir una preparación para el nacimiento? 


Es importante que cada pareja conozca lo que vivirá e incorpore recursos prácticos para reducir la ansiedad en los diferentes momentos que se avecinan.


La preparación para el nacimiento ha evolucionado,  los talleres no se limitan a enseñar solamente los procesos biológicos. El embarazo es visto con una mirada integral, como un proceso bio-psico-social. 


 “El nacimiento de un hijo es un acontecimiento único que será recordado y celebrado por siempre”


Durante la preparación se han incluido componentes afectivos y psicológicos tanto de la mamá como del bebé pues se entiende que el proceso de trabajo de parto, el parto y los primeros días son un evento trascendental donde se ponen en juego aspectos personales. El nacimiento de un hijo es un acontecimiento único en la vida de la mamá y del papá; tan único que será recordado y celebrado por siempre.


Se recomienda una metodología teórico-práctica, pudiendo ser modificada en función de las características y necesidades del grupo o pareja.


La finalidad de la preparación es ofrecer tanto a la mamá como a su pareja la información necesaria que los ayude a tomar decisiones informadas; a prepararse física y emocionalmente para participar activamente en el nacimiento de su bebé.


El intercambio de experiencias con otras parejas embarazadas es otro aspecto importante dentro de la preparación. Más allá de las ineludibles diferencias personales, la reflexión grupal permite comprobar la existencia de inquietudes comunes y dará una mirada diferente para ayudar a elegir. Los talleres son el momento ideal para expresar las inquietudes, deseos e ilusiones. 


Un objetivo central de la preparación debe ser brindar toda la información necesaria para que sean la mamá y el papá quienes decidan sobre el nacimiento y la crianza de sus hijos; sin dar recetas mágicas, sino información actualizada, basada en la mejor evidencia científica disponible. 


Nadie debería quedarse sin preparar un momento tan importante como el nacimiento de un hijo. Tanto sea en grupo como en forma particular, es necesario buscar talleres de preparación para el parto que se adecúen a las necesidades de cada familia.


 “El intercambio de experiencias con otras parejas embarazadas es otro aspecto importante dentro de la preparación”


 ¿Cuándo comenzar con la preparación?


Generalmente son las mamás que se contactan a partir de la necesidad de tener un espacio en donde consultar dudas e inquietudes. Se recomienda comenzar a partir de la semana 20 o 24 de embarazo. De todas formas, no es posible imponer una fecha de inicio sin tener en cuenta las necesidades de cada embarazada y su pareja o referente afectivo.


¿Es necesario igual prepararse con una indicación de cesárea programada?


Sí. La preparación ayudará con la lactancia, los cuidados físicos del recién nacido y sus necesidades emocionales más allá de la forma en que nazca. Por otro lado, la preparación corporal de la mamá es sumamente útil para la recuperación post-operatoria.


La experiencia de convertirse en mamá es tan intensa que vale la pena prepararse para disfrutar el encuentro y los primeros días con el bebé.


¿Y el papá?  ¿También se prepara?


El embarazo no es asunto solo de la mujer sino que también se necesita del papá o de alguien que cumpla esa función. Es difícil criar en soledad. En todas las culturas, a lo largo del tiempo, siempre existió alguien que acompaña y ayuda con la crianza.


Los cursos de preparación para el parto muestran lo que sucede en el cuerpo de su pareja, brindan herramientas para mantener la calma y ayudar a aliviar las molestias típicas del trabajo de parto y los días previos al nacimiento. Realmente se considera  importante contemplar el espacio del padre (además del de la mamá).  Se trabaja sobre su rol tanto en el embarazo como en lo referente a la participación posparto.


El papá no es un mero espectador sino que tiene un rol activo en la crianza. Hay una nueva forma de paternar.


¿Prepararse también beneficia al bebé?


Si, tener información actualizada ayuda a erradicar miedos y permite que la familia atraviese esta etapa con confianza y que, más allá del cansancio, disfrute del encuentro.


Conocer lo que puede pasar cuando llegue el bebé a casa brinda tranquilidad. Por eso es sustancial brindar información sobre: cuidados físicos, signos de alarma a tener en cuenta, características normales, sueño seguro, alimentación, los beneficios del vínculo temprano y otros tips para la crianza en los primeros meses.


Familia, trabajo y entorno


Muchas veces, en particular si es el primer hijo, las mamás se sienten inseguras por la falta de información específica o por los mensajes contradictorios de familiares, amigos e incluso a veces desde el propio equipo de salud. 


Realizar una preparación para el parto integral, donde sean consideradas todas las dudas e inquietudes de los participantes es de vital importancia para minimizar miedos y ansiedades. Es importante informar sobre los pros y contras de los diferentes modelos o teorías existentes; de esta forma serán los padres quienes construyan la familia que quieran o puedan con la realidad y el entorno en el que viven.


Asesorarse  para construir recursos corporales y emocionales durante el embarazo son los pilares fundamentales para vivir el nacimiento y los primeros encuentros con el bebé desde la confianza y el disfrute.


Prof. Paola de Souza


Educadora Prenatal LCCE - Doula

Fecha
01/12/2016
Algunos temas en esta edición
Enviar por email
Email de tu amigo Mensaje